Mi primer ascenso al Pico de Orizaba

Las montañas son como el café o la cerveza; es un gusto adquirido.

La mayoría de las personas con las que he escalado, tienen una mala experiencia de sus primeros ascensos. Desde haber pasado la noche sin dormir, con frío, malestar estomacal, sin agua, en fin, así se inicia siempre. Así mi experiencia en el Pico de Orizaba.

Mi primera experiencia de excursionismo fue de adolescente con el CAIC (Club Alpino del Instituto de Ciencias). Un amigo que era miembro me invitó a Cerro Viejo, me dijo que era muy padre y que estaba fácil.

Llegó el día del ascenso y me puse una mochila de excursionismo por primera vez. Para no cargar tanto peso llevé poca agua (como dos litros) y así inicié en el montañismo.

Esa experiencia fue horrible; frío, a media subida me quedé sin agua y tuve que mendigar todo el fin de semana; la espalda me dolía como nunca, estaba agotado al bajar y lleno de ampollas. Después de odiar a mi amigo y jurar por mi vida que no lo volvía hacer; en un mes ya estaba apuntado para Sierra de Quila.

El Pico de Orizaba.

Todos soñamos con subir la cumbre más alta. Ya sea de nuestro estado, país, continente o del mundo. Algo tienen estas cumbres que nos llaman. Este fue mi caso a los 18 años cuando decidí que quería subir el Pico de Orizaba.

vista desde cumbre pico de orizaba

Ya tenía experiencia previa en media montaña, había subido los cerros más altos de Jalisco varias ocasiones y el Nevado de Colima una decena de veces.

Era invierno y unos compañeros de excursiones se habían sumado a una salida al Pico de Orizaba. Me invitaron y después de preguntar a los guías, vi que era una posibilidad real; me sentía fuerte, estaba entrenado y tenía la mayoría del equipo.

Primer día.

Salimos de Guadalajara por la noche. Nos fuimos en camionetas estilo Van y a las 10:00 pm ya íbamos en carretera. Para mí fue una mala noche, además de los nervios y la emoción por realizar mi primer 5mil.

Nunca me pude acomodar para dormir en el asiento.

Llegamos alrededor de las 7:00 am a Tlachichuca, es un pueblito cercano al Pico de Orizaba. En este llegamos con Canchola, el tiene un pequeño hotel de montaña y también tiene camionetas 4×4; la brecha es complicada para otro tipo de autos, que te suben al refugio de Piedra Grande.

camionetas para subir a pico de orizabacamioneta subiendo a pico de orizaba

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de llegar al Refugio, instalamos nuestras cosas en los pisos de madera, que son para dormir. Es un refugio grande en el cual caben decenas de personas. No tiene algún servicio especial, pero es una gran ayuda para dormir bien, sin frío o viento.

Ya por la tarde, salimos a hacer una caminata de aclimatación de alrededor de una hora. En esa caminata ya me sentía “bofeado” y un poco mareado; se notaba que ya estábamos a más de 4mil msnm. Regresamos al refugio donde tuvimos una cena de pasta, los guías nos comentaron que era bueno comer carbohidratos; ya que es lo que más necesita tu cuerpo el siguiente día.

refugio pico de orizaba

Ataque a la cumbre.

Dormí mucho mejor que en la camioneta, y cuando estaba más agusto sonó mi alarma. Ya eran las 12:30 de la noche, hora de levantarse a desayunar y alistarnos para salir. Comí más a fuerzas que de ganas y alisté todo; me puse mi underwear, pantalon impermeable, polar, rompe vientos, guantes, buff, gorro, metí lo que faltaba a mi mochila, me puse mi lampara frontal y salí del refugio.

Afuera, la temperatura estaba bajo 0, no recuerdo cuanto, un poco de viento y mucho silencio. Nos reunimos, nos dieron indicaciones, nos juntamos por cordada e iniciamos a caminar.

madrugada en el pico de orizaba

Las primeras horas, aún en la oscuridad, no se me hicieron tan pesadas. Estaba demasiado emocionado de que iba en camino a la cumbre de México, iba con mis amigos y me sentía bien. Luego, las cosas empezaron a cambiar.

Uno de mis compañeros se empezó a sentir cada vez más mareado; empezó a vomitar y justo donde iniciaba el glaciar el guía tomó la decisión que lo mejor para él era regresar. Se bajó con él, para mi fue un poco triste porque estábamos compartiendo ese viaje, sin embargo aproveche la oportunidad y decidí seguir.

El glaciar.

Nos encordamos, pusimos crampones, sacamos piolets y empezamos a subir por el glaciar.

Personalmente fue muy difícil esta parte, cada paso costaba más trabajo y tenía que parar a recuperar el aliento. Después de algunas horas, la emoción que tenía, se empezó a convertir en desesperación.

Es un glaciar donde parece que caminas en la nada, por más pasos que daba sentía que no avanzaba. Me cansaba y paraba a respirar, si paraba me daba mucho frío, si quería tomar agua, estaba casi congelada, hacer del baño era casi imposible por los guantes y la inclinación del glaciar. En mi cabeza sólo pensaba, continúa, continúa, no pienses en las incomodidades.

De repente, empezó a salir el sol justo detras del glaciar. Fue una de las escenas más bonitas y surreales que he visto. El cielo pintado de fuego detras de lo blanco de la montaña, ver esto me quitó cualquier incomodidad y me dio los animos que necesitaba para llegar a cumbre.

amanecer cumbre pico de orizaba

Cumbre.

Después de horas o minutos (ya no tenía noción del tiempo) se empezó a ver la cumbre y el filo del crater. A pesar de ser más alto, cada vez ibamos más rápido.

De repente, viendo la cumbre y haciendo los últimos pasos, entendí el porqué de escalar una montaña. Era algo muy personal, una experiencia que iba a guardar el resto de mi vida y que me había costado mucho realizarlo. No lo había hecho por dinero, fama, amigos, placer o fotos.

Lo había hecho por mí mismo, por ser mejor y por compartir un momento tan especial con personas especiales.

No pude contener una lagrima; llegamos a la cumbre, nos abrazamos y disfrutamos la vista desde 5636 msnm, desde el tope de México.

En algún punto de mis aventuras en el Pico de Orizaba, me tocó conocer a Citla. Ella fue la guardiana de esta montaña, conoce su historia aquí.

¿Quieres cumplir tu sueño de subir el Pico de Orizaba? Escríbenos por el chat del sitio o da click aquí.

 

 

Daniel Peña

Soy un amante de las actividades al aire libre. Desde pequeño me educaron para respetar la naturaleza y aprovecharla, he hecho de todo pero lo que me gusta más es el alpinismo, trail run (ultramaratones) y kitesurf.

Inicie como co'fundador de LocalAdventures por que quiero compartir todos estos buenos momentos que he pasado, con personas que lo quieren hacer pero no saben como.

You May Also Like

7 formas para saber si tu guía de montaña es un buen guía

¿Iztaccíhuatl o Pico de Orizaba? ¿Cual subir primero?

Los verdaderos héroes del Everest.

¿Qué necesito para viajar a Canadá?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *