Aquellos que siguen sus sueños, son aquellos que vencen sus miedos y se atreven a dar un paso a lo desconocido.

La sociedad nos inculca muchas cosas y vivimos con un chip que a veces nos impide ser quienes realmente somos.

Viajar es una forma de vivir, una manera de conocernos a nosotros mismos y crecer, en este artículo te voy a dar 5 razones para viajar joven y por qué es bueno hacerlo tu prioridad.

Foto por JESHOOTS.COM en Unsplash

1. Aprendes cosas que puedes aplicar el resto de tu vida

La vida está llena de sorpresas y oportunidades, siempre hay una nueva lección que aprender porque estamos en crecimiento constante.

Entre más experiencias vivas mientras eres joven, mayor será tu capacidad de aplicar las lecciones cuando seas grande.

Cada experiencia te deja algo que aprender, no importa si son buenas o “malas”.

Lo importante es que al final observes como reaccionas, como es tu comportamiento ante los distintos panoramas en situaciones.

Al viajar joven, vivirás cosas que jamás pensaste.

Lo más seguro es que conozcas personas de otras partes del mundo, especialmente si viajas solo(a) y si te abres a conocer su historia.

Seguro entenderás que cada cabeza es un mundo, esto te ayuda a ser más abierto a otras culturas y a otros puntos de vista.

Es probable que tengas que caminar varios kilómetros al día o cargar tu equipaje en miles de escaleras.

Es probable que tengas que racionar la comida para ahorrar dinero y dormir en lugares incómodos que no se parezcan nada a lo que estás acostumbrado.

También tendrás que dominar tu capacidad de tomar decisiones con firmeza y rapidez.

Si lo que buscas es nuevos retos en tu vida, no esperes más, viajar es din duda tu mejor opción.

Cada uno de estos retos que te hacen salir de tu zona de confort, te ayudarán a crecer, a darte cuenta de tus límites y capacidades y dominarlos.

Foto por Ardy Alfred 

2. Te puedes adaptar con mayor facilidad

Al viajar joven, puedes ser un poco más flexible para adaptarte a lugares o personas sin batallar tanto si así te lo propones.

Adaptarte a nuevos ambientes, a la comida, al clima, etc. resulta más fácil porque tu cuerpo, tanto física como mentalmente, es más fuerte.

¿Has escuchado como la gente más grande siempre pone de excusa su edad cuando no pueden hacer algo? Pues es verdad.

Aprovecha ahora, tus defensas están al máximo, ¡tus células tienen toda la energía para moverse!

3. Tienes menos limitaciones

La mayoría de la gente puede decirte que es mejor que te pongas a trabajar, que te tranquilices y que no te quieras comer el mundo.

No tiene nada de malo pero para algunas personas, esa es la meta principal en su vida.

Su objetivo es tener un trabajo seguro y poder ahorrar para después hacer lo que quieren hacer en su vida.

No es que las personas tengan malas intenciones al darte sus consejos.

Pero es que realmente no se dan cuenta de todo lo que se están perdiendo por sacrificar su “bucket list” y dejar todo para después.

Debes saber que viajar es diferente a una vacación, aquí, también tendrás que trabajar.

Es un mito que viajar es un lujo, porque también implica un gran esfuerzo poder hacerlo.

Tienes que hacer un presupuesto, organizarte, orientarte y saber navegar. 

Ahorita es cuando, no tienes una familia que mantener y quizás tengas menos obligaciones que cuando seas mayor. Así que ¡aprovecha!

Foto por Simon Migaj 

4. Amplia las perspectiva de tus metas

Viajar nos abre la mente, el corazón y el espíritu.

Los seres humanos tenemos el deseo de explorar, de conocer y experimentar el mundo.

Viajar joven es la mejor manera de hacerlo, porque además de ayudarte a expandir tu manera de ser y de pensar, te ayudará a tener una perspectiva más amplia sobre lo que quieres en tu vida.

Siempre hay algo más que hacer después de graduarte y terminar tu carrera, para algunos es una maestría, para otros un doctorado, diplomados, cursos, etc.

La lista es muy amplia, pero lo que si te puedo decir, es que viajar joven te va a enseñar lecciones de vida, lecciones para siempre que jamás vas a olvidar.

El viaje es una gran escuela, no solo la universidad. 

La sociedad y las tendencias culturales a veces nos obligan a hacer cosas que no queremos hacer.

Deja a un lado esa presión e invierte tu tiempo en lo que a ti de verdad te importa.

Dicen que no hay perspectiva sin distancia, esa es una de las cosas más ciertas que he escuchado en mi vida.

Cada vez que viajo, aprendo a observar cómo me siento, aprendo a escuchar mi corazón y me doy tiempo para reflexionar.

Siempre es bueno tomarse un break de lo cotidiano, darnos un respiro para calmar la mente y pensar con claridad.

Esto es un regalo que vas a obtener si te atreves a viajar y explorar el mundo.

Foto por Philipp Kämmerer

5. No necesitas tanto dinero para hacerlo

¿Quien dijo que para conocer un lugar, debes quedarte en los mejores hoteles e ir a los mejores restaurantes?

¡Al contrario! Eso es lo que todo el mundo hace, ¡ahí, es a donde todo el mundo va!

Es muy diferente ser turista a ser un verdadero viajero.

Busca opciones diferentes, trata de vivir la experiencia como los locales y empápate de la cultura.

Siempre tienes la opción de dormir en hostales baratos, de comer en los puestitos de las calles y probar la comida que comen todos los que viven ahí.

Muchas personas me han preguntado sobre cómo le hago para pagar mis viajes, la respuesta es ahorra y sacrifica.

Con esto me refiero a que aprendas en qué invertir tu dinero.

En lugar de ir a cafés o a cenar con tus amigos y amigas, busca otras actividades recreativas.

Hay muchas cosas que pueden hacer juntos para convivir y que no necesariamente implica gastar dinero.

Puedes ir a un parque a caminar, a recorrer a algún sendero en las montañas o pueden también juntarse en alguna casa de tus amigos, ¡que no te de pena proponer estas opciones!

Esto te ayudará a mantener los pies en la tierra y que cuando viajes, consideres siempre las opciones que te van a ayudar a ahorrar más dinero.

¡Atrévete!

¿Lo ves? No es tan difícil.

No importa si viajas con alguna agencia, si viajas solo, con tu familia o amigos, siempre será una gran experiencia.

Atrévete a dar ese paso a lo desconocido, a abrir tu mente y tu corazón a nuevas experiencias, te aseguro que no te vas a arrepentir.

Busca siempre nuevos amigos, atrévete a compartir nuevas historias.

Conviértete en una esponja y absorve todo lo que puedas, aprende de todo lo que vivas y disfruta el momento.

¡Buen viaje!

Author

Me inspira conocer y explorar el mundo, contar historias que hablen de la relación entre la naturaleza y el ser humano, entre el arte y la aventura. Siempre cargo mi cámara a todos los lugares a los que voy: a las cumbres más altas, a los lugares más recónditos, a donde sea, aunque esto me cueste más trabajo. Yo lo hago todo con tal de poder capturar momentos que logren proyectar a los demás la belleza infinita que hay en la naturaleza y en los instantes. Quiero compartir esos momentos mágicos, para inspirar a los demás a vivir en el presente y esperar un mañana que siempre trae algo nuevo.

Write A Comment