Jordania es uno de los destinos más exóticos en Medio Oriente que no puedes dejar de visitar este año. Viajar a este país no solo se resume a admirar la belleza de Petra, la ciudad rosada.  

Desde paisajes desérticos que semejan a Marte hasta las maravillosas aguas del mar muerto, son varios los destinos imprescindibles en tu viaje a Jordania que te dejarán boquiabierto. 

Petra, la ciudad perdida de piedra 

La famosa ciudad de Petra y antigua capital de los nabateos, es una de las 7 maravillas del mundo moderno. Desde la entrada por el impresionante desfiladero serpenteado del Siq hasta la llegada al frente del “Tesoro”, que fue construido como mausoleo y cripta, Petra asombra a cada paso. 

Aunque el “Tesoro” es el más famoso dentro del lugar, el Monasterio de Petra es otro de los imperdibles por ver al visitar la ciudad rosada. 

Si te encanta el senderismo, también puedes realizar una ruta impresionante para llegar a Petra desde la Pequeña Petra:

Ruta antigua a Petra

El Mar Muerto y sus propiedades curativas

Si viajas a Jordania no puedes perderte de disfrutar de flotar en el Mar Muerto, el lugar más salado del mundo. Este mar es tres veces más salado que cualquier otro, y es el lugar más bajo de la tierra, ubicándose a más de 400 metros por debajo del nivel del mar. 

Sus aguas tienen una gran cantidad de magnesio, calcio y potasio que hacen de este mar el lugar perfecto para rejuvenecer la piel y brindar otras propiedades curativas. 

En tu visita no olvides aplicarte la mascarilla natural con el lodo del mar, ¡tu piel quedará más suave que nunca!

Aqaba, el puerto al Mar Rojo

Hablando de hermosos mares, Aqaba no puede faltar en tu lista.  Aqaba es la puerta de entrada al Mar Rojo y único puerto de Jordania. La ciudad se ha vuelto famosa por la variedad de actividades marinas que puedes hacer.

El snorkel es uno de los favoritos en esta zona, ya que el Mar Rojo, además de tener una temperatura ideal de 23º C, está lleno de corales, tortugas y más de 1000 peces de colores que puedes observar nadando en estas cristalinas aguas. 

El famoso desierto Wadi Rum

El desierto de Wadi Rum es otro de los destinos imprescindibles en tu viaje a Jordania, ya que es uno de los más bellos del mundo. Es tan popular, que ha sido escenario de diversas películas por su entorno semejando el planeta Marte. 

Imagínate pasar el día en un safari en jeep 4×4 recorriendo las dunas y viendo el intenso atardecer desde este maravilloso escenario, para luego dormir bajo un cielo completamente estrellado. 

Suena mágico, ¿no?

La capital, Amán

Amán, conocida como la ciudad blanca, no solo es famosa por ser la capital de Jordania. Su principal atractivo es la mezcla entre tradición y modernidad que conserva la ciudad. 

Aquí puedes encontrar varios restos arqueológicos en la emblemática Ciudadela, así como el impresionante teatro Romano del siglo II d.C. y la hermosa Mezquita del Rey Abdalá I que asombra por su cúpula azul.

Los contrastes entre la parte más tradicional y la occidental hacen de esta ciudad una visita obligada en Jordania. 

Jerash, la Pompeya de Asia

Jerash, también llamada la “Pompeya de Asia”, es una de las urbes romanas que mejor se ha conservado en el mundo. Estuvo varios siglos oculta bajo la arena del desierto. 

Hoy es posible caminar por la Plaza Ovalada y el conjunto de columnas jónicas, el Arco de Adriano, sus templos y teatros. Este recorrido te transportará a los mejores tiempos del gran imperio romano.

El mosaico de Madaba 

Esta ciudad es famosa por guardar uno de los tesoros nacionales más preciados: el mapa de Madaba. La belleza única de este mapa con las representaciones más antiguas de Tierra Santa y Jerusalén, se debe al hermoso mosaico de la era bizantina que lo conforma. 

El mapa tiene más de dos millones de azulejos de colores, que lo hacen una verdadera obra de arte.  El mosaico se encuentra en el suelo de la Iglesia Ortodoxa Griega de San Jorge.

La cima del Monte Nebo 

El Monte Nebo es una de las paradas obligadas en Jordania por su importancia religiosa. En este sitio el profeta Moisés vislumbró la Tierra Prometida y allí mismo murió después y fue enterrado. 

Al llegar a la cima también verás que es uno de los puntos estratégicos para tener las mejores vistas del Valle de Jordán, el Mar Muerto e Israel. 

Los impresionantes castillos de Karak y Shobak

Ambos castillos son ejemplos de impresionante arquitectura jordana y fueron construidos para defender la zona durante las cruzadas.

El Castillo de Karak es una de las fortalezas mejor conservadas, a pesar de los constantes ataques que recibió.  Las partes más antiguas de la fortaleza son de piedra volcánica oscura, mientras que las partes posteriores son de piedra caliza en blanco, ya que fueron hechas por los árabes.

El Castillo de Shobak también fue una de las fortalezas más importantes para resistir bastante tiempo al asedio de Saladino, uno de los grandes gobernantes del mundo islámico, hasta que eventualmente también la tomó.

La belleza de este lugar se centra en los pasadizos secretos y los 350 escalones que conducen al pozo de agua del castillo, la razón por la que los cruzados pudieron resistir tanto tiempo. Hoy todavía puedes recorrer los escalones para admirar la gran arquitectura de este sitio. 

Estos sitios definitivamente son destinos imprescindibles en tu viaje a Jordania. Descubre uno de los países más fascinantes de Medio Oriente y déjate llevar por el encanto que tiene en una de nuestras experiencias por Jordania:

Experimenta Jordania

Ruta antigua a Petra


Author

Yogui, amante de la vida, los perros y la playa. Viajar con conciencia y propósito es uno de sus lemas, disfruta de la fotografía y de vivir experiencias nuevas.

Write A Comment