Tailandia es un atractivo turístico que pocos viajeros mexicanos han llegado a conocer. Tiene sitios fuera de lo ordinario que lo hacen único. Una gran historia con sus templos, su cultura, playas, comida y animales exóticos en cada lugar. 

Gaby es una viajera mexicana que decidió aventurarse con Local Adventures para poder cumplir su sueño de la mano de guías locales. En esta entrevista, nos comparte su historia.

¿Qué vas a encontrar en este post?

Mi sueño de conocer Tailandia

Todo comenzó con el sueño de conocer el santuario de elefantes. Desde niña me gustaba la idea de poder convivir con la naturaleza y los animales, pero sobre todo, conforme fui creciendo, mi amor por los elefantes fue más grande. De Tailandia me llamó la atención la experiencia de poder estar cerca de estos hermosos animales; se me hacía algo que tenía que experimentar.

Siempre me ha gustado la idea de conocer la historia de cada lugar, así que ir a Tailandia era para mí, no sólo cumplir mi sueño, sino también conocer una cultura y tradiciones  totalmente diferentes. Me llamaba mucho la atención la idea de poder visitar un lugar lleno de templos y lugares para relajarte.

Al principio tenía muchas dudas. No sabía cuánto dinero iba a gastar, cuánto costaban los vuelos, cuáles lugares tenía que visitar y con qué empresa hacerlo. Uno de mis grandes miedos era la desconfianza. Quería, como todos, encontrar la empresa adecuada, sin trampas.  Para mi suerte todo se acomodó  y pude vivir la experiencia de la mano de Local Adventures.

Tailandia cerca

Después de encontrar la aventura, hablé con una de mis amigas de la infancia para que me acompañara a vivir este sueño.

Al principio no tenía dinero para hacer el viaje. ¿Qué hice para ahorrar? fue un proceso no tan fácil pero con esfuerzo y dedicación pude lograrlo. Mi consejo es sacrificar gustos innecesarios y comenzar a invertir en tus sueños y grandes metas.

¿Te preocupan los vuelos? Mira cómo recibir alertas sobre vuelos baratos.

Cuando se acercaba la fecha sentí emoción y felicidad. Un poco de ansiedad me invadía también al ser un lugar tan lejano. A pesar de que el viaje fue largo y cansado, todo valió la pena.

Comienza mi aventura

Al llegar al lugar me maravillé de todo. Bangkok es un poco caótico; con templos imponentes y comida deliciosa. Uno de mis lugares favoritos fue el visitar el Templo Wat Pho, ¡tiene un buda de 46 metros!

El parque Khao Sok era un lugar impresionante, hermoso y tranquilo. Me encantó estar en esos lugares y conocer la historia.

Una de mis actividades favoritas fue visitar el santuario de los elefantes, ¡mi gran sueño! aunque me hubiera encantado bañarlos, no lo permiten porque son animales rescatados del maltrato y explotación. 

Viajar a Tailandia es más fácil de lo que crees. Mira cómo tramitar la visa para este destino.

El clima en Tailandia

La temperatura en Tailandia era muy alta. Se sentía un clima caluroso y lluvioso por las tardes. El tipo de ropa que utilicé fueron playeras, shorts y jeans. Mi consejo es no olvidar el repelente si no quieres ser el platillo favorito de los mosquitos e ir cómodo para disfrutar de cada lugar.

¿Qué comer en Tailandia?

Había una gran variedad de platillos. La comida estaba muy rica y era bastante sana; casi todo era a base de arroz y verdura. Disfruté cada platillo y me gustó vivir la experiencia de probar comidas diferentes a las que estaba acostumbrada.

Mi platillo favorito fue el Mangostán, una deliciosa fruta tailandesa. También me hice fan del Pad Thai, un platillo típico del lugar hecho con fideos y arroz, ¡demasiado rico!

¿Qué me sorprendió? Datos curiosos sobre viajar a Tailandia

Me encantó conocer una cultura muy diferente a la mía y poder maravillarme con la historia de cada lugar. Algo muy curioso que tiene que ver con las diferencias culturales, fue cuando me di cuenta que en Tailandia era una falta de respeto ¡comer con el tenedor! Fue algo que me impresionó bastante pues en México es algo tan cotidiano y ellos sólo lo utilizan para empujar la comida y luego comer con la cuchara.

También me gustó conocer que afuera de las casas, negocios o plazas, tienen unas casitas a las que les llaman «casitas de los espíritus» y sirven para la protección del lugar; la gente puede orar ahí mismo y poner inciensos.

Actividades que no te puedes perder en Tailandia

Realizamos clases de cocina Tai: una experiencia de la que me enamoré pues aprendí a hacer la comida típica del lugar. Paseamos por el hermoso río de Bangkok. Hicimos Kayak en el parque Khao Sok: algo bastante divertido. Estuvimos 100% en contacto con la naturaleza al dormir en camas flotantes. Hicimos snorkel en Kho Raham y conocimos las diferentes especies acuáticas. Y sobre todo, mi parte favorita; visitamos el santuario de elefantes.

¿Qué sigue?

Sin duda, una vez que comienzas a conocer el mundo, ya no quieres dejar de hacerlo. Mi siguiente aventura en mente es el Salar de Uyuni en Bolivia.

Cuéntanos, ¿Qué te pareció la historia de Gabriela? En LocalAdventures queremos ser parte de tu experiencia también. Si quieres obtener más información sobre el viaje a Tailandia, da click aquí

Write A Comment